Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura
Patrocinador
Secciones
Escritores

Semblanzas

Entrevistas

Artículos

Revista
Premios nacionales
Enlaces
Ebooks
Micro Cuentos
Cuentos Chilenos
Poesía chilena
Libros gratis



Páginas personales de escritores

Sitios en escritores.cl
Renato Martinez
Nicolás Mareshall
Cristián Brito
Andrés Castillo
Gonzalo Torrealba
Vistor De la Maza
Sonia Luna

Patricio Silva O.

OMAR

Estela Socias
Margarita Rodriguez
Juan A. Massone
Jaime Hales
Bernardita Moena
Humberto Flores
Loreto Silva
Luis Varas
José Pedro Soza
Orietta de la Jara
Elizabeth Gallegos
Annamaría Barbera
Roberto Rivera
Martín Lasso
Felipe Maturana
Tamara Rojas
Leandra Brunet
Naiffe Jasen
Buscar en escritores.cl
Ultimos Números
Abril 2001
Junio 2002
Julio 2002
Agosto 2002
Julio 2003
Agosto 2003
Septiembre 2003
Octubre 2003
Noviembre 2003
Diciembre 2003
Enero 2004
Feb/Marzo 2004
Abril/Mayo 2004
Octubre 2004
Noviembre 2004
Diciembre 2004
Enero/Feb 2005
Marzo 2005
Abril/Mayo
junio/Julio
Agos/sept
Verano 2006
Otoño 2006
Invierno 2006
Verano 2007
Otoño 2007
Verano 2008
Otoño 2008
Invierno 2008
Primavera 2008
Verano 2009
Otoño 2009
Invierno 2009
Primavera 2009
Verano 2010
Otoño 2010
Invierno 2010
Primavera 2010
Verano 2011
Otoño 2011
 
inicio > semblanzas > alone

Hernán Díaz Arrieta (Alone)

Introducción

Hernán Díaz Arrieta (1891-1984), más conocido en el mundo de las letras chilenas por su seudónimo Alone, conoció la gloria en vida, es decir, su trayectoria literaria fue convenientemente homenajeada por quienes vieron en él un conjunto de condiciones artísticas no desdeñables. De este modo obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1959, máximo laurel del mundo literario, fue miembro de la Academia Chilena de la Lengua y de la Academia Chilena de la Historia, Doctor Honoris Causa de la Universidad de Chile y recibió múltiples homenajes a través de la prensa escrita, cuando iba cumpliendo años de oficio artístico.
Este es un lado de la medalla.
El reverso de la misma no fue igual, por cuanto fue objeto de múltiples ataques, especialmente, cuando su juicio analítico desbancaba a los mediocres. Por ahí anda una expresión suya que aniquiló a un soberbio poeta. Comentando su libro “27 Mujeres en mi vida”, Alone lo resumió mordaz y sarcásticamente: “Muchas para amores, pocas para amoríos”.
Su poder fue tal que los libros editados se vendían acorde a la aceptación o rechazo de su juicio.

EL HOMBRE

Hernán Díaz Arrieta nació en Santiago de Chile el 11 de mayo de 1891. Vivió hasta los 12 años en el campo de su abuelo. Estudió en el Seminario Conciliar. No prosiguió sus estudios e ingresó, a los 14 años, a trabajar en el registro Civil de donde jubiló después de 40 años. Murió a los 93 años de edad.
Permaneció célibe toda su vida.
Quienes le conocieron hablan de su elegancia en el vestir que también se trasladó a su prosa, meditabundo y serio, de mediana estatura, atractivo para el mundo femenino, reconcentrado y muy tímido, amigo de pocos (tuvo gran amistad con Gabriela Mistral y Pablo Neruda), muy seleccionados, le agradaba un tipo de vida social que eliminaba la muchedumbre. Voz atiplada y buscando siempre en la tertulia el lado agudo.
Alguna vez le preguntaron cual era su mayor defecto y su mejor virtud. Respondió:” Mi mayor defecto: tenerlos. Mi mayor virtud: reconocerlos.”
En otra oportunidad, contemplando la inmensa biblioteca de alguien conocido, dijo: “¿Qué interesante se vería esta biblioteca con los libros que faltan”
Hablaba poco y escuchaba mucho, gran arte sin duda, especialmente en la grey literaria donde los escritores se caracterizan, precisamente, por desbordar y creerse casos únicos.
Vivió en la misma casa, frente al Parque Cousiño, durante toda su vida hasta que se le quemó. Primero con su madre, luego con su hermana Rebeca y finalmente con una sobrina.,

ALONE Y EL ESTILO

Alone trabajaba el estilo, dedicaba gran tiempo a pulir la frase, a buscar asociaciones originales, sin descuidar la melodía, el humor, la sicología, la política, la religión, etc. Creó la Crónica Literaria, su gran invento, donde vertía toda la música de su estilo y que con el tiempo se convirtió en un verdadero Tribunal de las Letras, pontificando por más de medio siglo sobre la República Literaria. Su poder fue tan grande que un libro se vendía o no de acuerdo al juicio de Alone. “ Lo dijo Alone” era la máxima y el autor, si era recompensado por los adjetivos del cronista, podía girar a favor. Si no aparecía en su columna dominical, podía olvidarse del éxito.
Así de simple.
Alone se convirtió, entonces, en el mejor prosista que ha tenido Chile. No han podido superarlo. Pensamos que ya no será posible, puesto que la literatura se aleja hacia otros derroteros, donde el escribir bien no está contemplado como puerto de arribo.

ALONE EL CRONISTA LITERARIO

El nunca se creyó crítico. Siempre dijo que era un lector que a otros participaba del placer o disgusto que le provocaba la lectura.
Pocos le creyeron o entendieron.
Como crítico quedó y como crítico murió. Así aparece en las historias, en los panoramas, en las semblanzas literarias. A pesar suyo. El se consideraba un simple cronista literario, un novelista de libros, que contaba al público como le había ido en esa aventura que es leer un texto.
Sus crónicas, entonces, eran verdaderas fiestas, donde se gustaba de un estilo inmejorable, con un humor elegante, fino y sutil, que incluso arrancaba carcajadas y con un exquisito gusto, que era su medida, su gran medida y que ha obligado a reconocerlo como uno de los grandes descubridores de talentos en Chile y, en consecuencia, un soberbio juez que discriminaba entre la calidad y la ramplonería, entre la mediocridad y la belleza estética.
Sus flechas hacia los soberbios, los sabihondos, los que piensan que se las saben todas, eran medidas, justas y daban en pleno corazón.
Nunca le gustó la jerigonza a Alone.
Siempre prefirió dirigirse a sus lectores con palabras sencillas, como el habla de la calle, sin rebuscamientos, utilizando giros conocidos.
Alone, como Emer Emeth, otro importante de la crítica literaria, pudo haber dicho “he durado”. Por más de medio siglo (1921-1978) marcó pautas en las letras nacionales, dictó una suerte de singular cátedra (el entretenimiento y el hedonismo) y su voz hoy sigue perdurando, al contrario de sus detractores, quienes con mayores currículos académicos y mejor conocimiento de la técnica literaria, no han prevalecido. Lo curioso es que, entre los dardos que recibió en vida, uno de los más repetidos era la alusión a su edad: viejo, anacrónico, anciano, terminado. Sin embargo, vivió más que todos ellos, tanto en la existencia como en la historia literaria.
Alone se constituyó, merced a su peculiar forma de enfocar la obra literaria, en el más antiguo de “los críticos literarios” en Latinoamérica y su nombre fue presentado, muchas veces, como uno de los Grandes de la Literatura Chilena.

SIGNIFICADO DE SU SEUDONIMO

El seudónimo utilizado por Hernán Díaz Arrieta, que significa solo, solitario, le fue otorgado por el primer amor de su vida, Shade (sombra), una escritora de cierto abolengo en la clase social chilena. Como un homenaje a ella, lo siguió utilizado.


EL ESCRITOR

Publicó su primer libro a los 18 años junto a Jorge Hubner, después de haber vendido su máquina de escritor. Reconoce entre sus maestros literarios a los franceses Hipolite Taine, Sainte-Beuve, Ernest Renan, Anatole France, Maupassant, quedándose con Sainte Beuve y Marcel Proust entre los favoritos. En la literatura chilena tuvo importante injerencia en la publicación del libro Crepusculario de Pablo Neruda, con quien le unió una gran amistad y en la divulgación del libro Desolación de Gabriela Mistral, por nombrar los más importantes. .
Como escritor publicó en vida 24 libros:
Prosa y Verso.1909
La Sombra Inquieta 1915
Historia de una obra pía víctima de una obra impía.1927
Portales Intimo.1930
El Lincoln de Ludwig
Panorama de la Literatura Chilena.1931
Las Mejores Páginas de Marcel Proust.1933
Las Cien Mejores Poesias Chilenas.
Don Alberto Blest Gana.1940
Gabriela Mistral.1946
El Congreso de las Academias.1951
Historia Personal de La Literatura Chilena.1954
La Tentación de Morir.1954
Aprender a Escribir.1956
Historia de la Biografìa.1959
Memorialistas Chilenos 1960
Leer y escriir.1962
Los Cuatro Grandes de la Literatura Chilena.1963
Bello en Caracas 1963
Poesias de Jorge Hubner Bezanilla.1966
Antologia del Arbol.1966
Literatura Francesa.1971
En la Batalla Política 1974
Pretérito Imprefecto.1976

Después de su muerte aparecieron los siguientes libros:

Un secreto de Alone. Catalina Nieto.1984
Cartas de Alone a una desconocida.Virginia Cox.1985
Alone y Los Premios Nacionales de Literatura. Pedro P.Zegers 1992
Alone y la Crítica de Cine.A.Calderón.1993
El Vicio Impune. A.Calderón. 1997
La Mirada de Proust. 2001
Diario Intimo 2002
Escribió sus crónicas literarias en La Nación y en El Mercurio de Santiago de Chile, además de otras publicaciones nacionales e internacionales.
Fue conferenciante, tuvo un programa radial, tradujo varios libros, especialmente franceses.

BREVE BIBLIOGRAFIA

Literatura Chilena del S.XX. Fernando Alegría.1962
Premios Nacionales de Literatura.Miguel Angel Diaz.1994
Evolución de la Crítica en Chile.John Dyson.1965
Prólogo de Leer y Escribir.Enrique Espinoza.1962
Los Expedientes de Filebo. 1965
Algunos de Gonzalez Vera..1967
Mis Contemporáneos.Ernesto Montenegro.1967
Grandes Escritores Chilenos.M.Correa Larraín y E.Cruz Coke.1989
Alone. Cronista Literario.Jorge Arturo Flores.1995 (inédito)

 

 

 

© Escritores.cl - Permitida la reproducción de su contenido mencionando la fuente


Hacer clic sobre la imagen

 

 
Club Literario
Destacados
Cartas al director

Páginas personales de escritores
Web de un escritor
Blog del editor de escritores.cl
Comentarios de libros
Mandalas de Omar

mandalas de Omar aquí

su email
Ingrese su email para recibir novedades de escritores.cl
Haga clic aquí
DIASPORA

Antología escritores fuera de Chile

Suplementos

La Mistral en fotos

Poesía Religiosa

Encuentro de escritores

Escritores chilenos en Canada

Letras de cuecas chilenas
Escritores al banquillo
Diversos

Libros recibidos

Boletines temáticos

continúe estas Historias Inconclusas

El Ciego

María

El diario de un cesante.

El ascensor.
El viaje en autobus
Participa en la Tierra de los MicroTextos

clic

   

© escritores.cl - Permitida la reproducción de su contenido mencionando la fuente siempre y cuando no sea con fines de lucro